Passivhaus, que se considera casa Pasiva

Una casa pasiva o con certificación Passivhaus es aquella que se concibe y diseña con el foco puesto en reducir la demanda de energía de la construcción al máximo. Con ayuda de diversas estrategias, se consigue reducir en muchos casos hasta el 90 % del consumo energético, si se compara con el de una casa tradicional.

Pero, ¿cómo se diseña una casa pasiva? ¿Qué implica el Passive House Standard? ¿En qué se diferencian estas edificaciones de otros tipos de casas ecológicas? Si quieres conocer la respuesta a estas y otras cuestiones, continúa leyendo.

Las características de una casa pasiva

Hay determinados principios o premisas sobre los que una casa pasiva siempre tiene que ser diseñada para poder ser considerada como tal. Son los siguientes.

  • El aislamiento térmico. El objetivo principal de este tipo de construcciones es evitar que el calor entre en el interior en verano y salga al exterior en invierno. En definitiva, lo que se pretende es alcanzar el mínimo grado de transmitancia. Se consigue con aislamientos térmicos de espesores considerables y, a cambio, se hace casi innecesario encender los aparatos de climatización.
  • La hermeticidad. El control de la estanqueidad del aire es una de las características fundamentales de las casas pasivas. No en vano, la presencia de orificios, huecos y grietas en las estructuras de los edificios hacen que las casas sean más frías en invierno. Una casa pasiva evita esto gracias a una buena estanqueidad del aire, que aumentará el confort térmico y disminuirá el consumo energético.
  • La eliminación de puentes térmicos. Gracias a las termografías, los profesionales son capaces de detectar dónde se encuentran y cómo afectan a la vivienda los puentes térmicos. Hablamos de puntos débiles de la construcción por los cuales se producen pérdidas de calor. Además, sin puentes térmicos se previene la aparición de otros problemas, como los hongos.
  • Puertas y ventanas de calidad. Las puertas y las ventanas son otro punto débil de las construcciones en cuanto al aislamiento térmico se refiere. Por eso es muy importante que estas sean de primerísima calidad. En las casas pasivas suelen instalarse de triple acristalamiento y con muy baja transmitancia.
  • Sistemas de ventilación con certificado Passivhaus. La Ventilación Mecánica Controlada (VMC) es una solución que permite una ventilación con un ahorro del 80 % de la energía de la propia vivienda. La ventaja de este sistema es que evita tener que abrir las ventanas para ventilar. Deja entrar el aire a la vivienda, y este se climatiza con el que sale al exterior.

Passive House Standard y sus requerimientos técnicos

Obtener la certificación Passivhaus requiere que se cumplan determinados requerimientos, que por supuesto suponen una inversión. No obstante, a largo plazo el ahorro siempre es considerable. Ya lo hemos adelantado: los propietarios de casas pasivas debidamente certificadas van a poder ahorrar hasta un 90 % en sus facturas. Y, además, contribuirán al cuidado del medio ambiente, ya que estarán reduciendo en buena medida sus emisiones de CO2.

El estándar Passivhaus se creó en Alemania en los 90, y está regulado por el Passive House Institut. Va varios pasos por delante del Código Técnico actual de la Edificación español y que, en nuestro país, exige lo siguiente.

  • No superar los 15kWh/m² de demanda de refrigeración o calefacción al año.
  • Que la energía primaria usada en la vivienda no supere los 100 kWh/m² anuales.
  • Una hermeticidad que iguale o sea inferior a las 0,6 renovaciones por hora.

Las casas ecológicas con certificación Passivhaus se distinguen, en definitiva, por un bajísimo consumo energético, un mayor confort térmico en el inmueble y, también, una menor contaminación acústica.

¿Cuál es la diferencia entre las casas pasivas y las casas de consumo casi nulo?

A muchas personas les surgen dudas a la hora de elegir entre casas pasivas y casas de consumo casi nulo (EECN, por sus siglas en inglés). Pues bien, ambos tipos de construcciones comparten un mismo objetivo, pero sus criterios técnicos son diferentes. Así, los requerimientos que han de cumplir las edificaciones para tener la certificación Passivhaus son mucho más exigentes que los previstos para las EECN.

Ya hemos comentado que la certificación Passivhaus la gestiona el Passive House Institute. Por su parte, la definición de EECN depende en Europa de la Directiva 2010/31. Esta última constituye el marco común de actuación, pero cada país tiene la capacidad de adaptar los requerimientos a sus particularidades. En España, la normativa al respecto la encontramos en el Real Decreto 732/2019.

Las diferencias con respecto a la certificación Passivhaus son muchas, pero podemos destacar este par de puntos como ejemplos representativos.

  1. La demanda energética máxima de los EECN es de 45 Wh/m²; el de las casas pasivas, de 15kWh/m².
  2. El ahorro energético de los EECN es del 40 %, mientras que las casas pasivas permiten ahorrar un 90 %.

Lo cierto es que las casas de consumo casi nulo son una excelente alternativa a las viviendas tradicionales... Pero son las casas pasivas las que posibilitan un mayor ahorro y una menor emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Ejemplos de Casas ecológicas

Marca los resultados que más te interesan y pulsa "Solicitar Info"

Solicitar Info
Solicitar Info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *